Cerrado por… ¿vacaciones?

Para la última entrada del año tenía pensado algo largo donde explicar el balance anual y los proyectos que verán la luz el año que viene, pero llevo unos meses tan pillada de tiempo que algo en apariencia sencillo se me hace un tanto cuesta arriba.

De hecho, quizá con suerte hasta finales de enero no recupere el ritmo de publicación en el blog, y, más que vacaciones de navidad, estas semanas van a ser de desconexión con el mundo y ponerme a tope con algunos proyectos antes de que la fecha límite de entrega se me eche encima.

Sin embargo, no quiero poner el cartel de cerrado sin comentar lo satisfecha que estoy con este 2017 tanto a nivel literario (y eso que no publiqué nada) como personal (a pesar de los terribles problemas de espalda que he sufrido a lo largo del año). Finalista en varios premios, ganadora de dos Ignotus, muy buena acogida del primer capítulo de #LaCueva, la sensación de que mi nombre se ha hecho un hueco y que a la gente le interesa lo que tengo que decir (me hayan leído o no)… son solo algunas de las satisfacciones que he recibido en todos estos meses. Así pues, despido el año con una sonrisa de oreja a oreja, algo que necesitaba mucho.

No sé qué me deparará el 2018. De momento, solo hay dos publicaciones seguras; ambas, reediciones: la novela corta La textura de las palabras, gracias a la editorial Cazador de ratas, y la novela Horizonte Lunar, gracias a Sportula. Francamente, tengo mucha curiosidad por ver la acogida de estas dos obras que fueron publicadas en su día… cuando apenas se me conocía. No escribo igual ahora que entonces, tampoco he querido camuflarlo en estas reediciones, por lo que la curiosidad es doble sobre el recibimiento que puedan tener. Ya lo averiguaré en unos meses…

También hay otro proyecto que me gustaría que viera la luz en 2018, aunque no las tengo todas conmigo. Se trata de una novela (sí, también escribo esas cosas, no solo novela corta), la primera que no es de ciencia ficción. ¿Habrá interés por conocerme en un género diferente al que estáis acostumbrados a leerme? Ya veremos. Con que no defraude me conformo.

Y bueno, mejor lo dejo aquí, que para querer escribir una entrada corta esto se me está yendo un poco de las manos. La cuestión es que estoy muy, muy agradecida a todas aquellas personas que me han apoyado este año, que han escrito reseñas entusiastas de mi obra, que me han invitado a programas, que han hecho apuestas «dolorosas», que han compartido mis reflexiones en el blog o que tanto ánimo y buen rollo me han transmitido. GRACIAS. Sois lo mejor de lo mejor, señor ;-P

Por mi parte, os hago una promesa: en el 2018 haré todo lo posible por no defraudar vuestra confianza.

#LaCueva

Ya, ya; lo sé, lo sé. Aún tengo pendiente publicar esa entrada sobre los Ignotus, pero la he reescrito unas cuantas veces (perfeccionista de mierda que es una) y todavía no está lista. Así que he pensado que estaría bien desvelaros el proyecto en el que he decidido pringarme, #LaCueva, porque me quejo de falta de tiempo, pero está claro que soy masoca y… ¿quién dijo estrés? XDDD

La idea

Surgió hace unos meses mientras charlaba por email con un amigo por otro asunto que no tiene nada que ver. Al finalizar la conversación empecé a dar vueltas alrededor de una idea: ¿qué ha cambiado desde 2013 (con mi primera nominación a los Ignotus) hasta ahora? Y con esto me refiero a que en los dos últimos años he pasado de ser una completa desconocida, a pesar de haber sido finalista en dichos premios en varias ocasiones, a que la gente quiera saber más de mí. ¿Por qué?

La respuesta hay que buscarla en 2016; año en el que participé en una mesa redonda en el Celsius y en la que diría que alrededor del noventa y pico por cien de los asistentes no sabía quién era yo (bueno, y probablemente tampoco supieran quién era Lola Robles o Nieves Delgado, por ejemplo), aunque por aquel entonces, como digo, ya tenía unas cuantas nominaciones a cuestas y hasta me habían traducido al inglés.

Para mí, este es un ejemplo clarísimo del problema de visibilidad que existía hace unos años, y lo más seguro sea que 2016 se mencione en estudios posteriores como punto de inflexión. Porque aquella mesa redonda fue un comienzo, cierto, pero terminó de germinar con proyectos como La nave invisible (aunque sus creadoras llevaban gestándolo desde principios de ese año), #LeoAutorasOct, Adopta una autora o (no es por echarme flores) la creación del grupo de GR #LeoAutorasFantásticas, entre otros.

Ahora bien, soy consciente de que nada de esto habría sido posible (me refiero a la reivindicación de autoras en igualdad de condiciones) sin la existencia de las RRSS y el enorme impulso que le da al boca a boca. Por otro lado, los lectores actuales tampoco se conforman solo con leer obras, sino que quieren saber quién es la persona que hay detrás de esos textos, qué piensa, qué intereses tiene… En ese sentido, tener un blog ayuda, pero no siempre es suficiente. Las intervenciones en Twitter también aportan, pero donde de verdad he visto «picos de popularidad» es en la participación en podcasts y, sobre todo, en charlas por hangouts. Lo entiendo perfectamente, porque no solo quiero oír lo que la autora o autor tiene que decir, sino que quiero ver su jeto mientras lo dice, el tono, las maneras…; quiero sentir esa conexión.

Dicho esto, estoy enormemente agradecida a quienes me han dejado un hueco para expresarme o se han emocionado y compartido mis idas de pinza del blog. Todo ello me ha ayudado muchísimo y, como soy de las que piensa «Haz lo que te gustaría que hicieran por ti», decidí apoyar a mis compañeras de profesión, con las mismas herramientas que me han servido de trampolín y con la intención de que ellas también tengan voz; sabiendo, además, que tienen cosas muy interesantes que contar.

Y con eso en mente se consolidó la idea de #LaCueva.

Ilustración del artista noreefly

Ilustración del artista noreefly

Pero ¿qué es #LaCueva exactamente?

Pues #LaCueva es un canal de Youtube en el que cada tres meses (idea que he cogido de 3 marcianos y medio y que me viene de perlas dado que estoy a mil cosas) subiré una charla/entrevista con otras autoras y tendrá una duración de unos 30-40 minutos.

Cada episodio se centrará en un tema específico de género fantástico y las autoras invitadas (entre dos y tres, aparte de mí, of course) serán especialistas en el tema escogido.

Premisas

Algo que tuve muy claro desde el principio es que este es mi proyecto personal y que me lo f@#! cuando y como quiero. Si una no está a gusto con lo que hace, apaga y vámonos. Así pues, estas son mis reglas:

  1. Duración corta. Quizás haya quien piense que 30-40 minutos es poco, pero si algo ha demostrado NeoNostromo es que es tiempo de sobra para no divagar y centrarse en lo importante. En esta era de prisas, mejor centrarse en la calidad frente a la cantidad, ¿sí?
  2. Ya tengo pensados los temas para los cinco primeros capítulos (lo que al menos me dará para un año de vida del canal) además de buena parte de las autoras con las que quiero contar. Para más adelante aceptaré sugerencias, pero ahora mismo, no.
  3. Las autoras invitadas siempre serán mujeres a las que haya leído y me hayan gustado o crea que aporten cosas interesantes al género. Para el año que viene espero ampliar mi lista de autoras (gracias, Cerbero), pero insisto por si acaso: solo entrevistaré a autoras que haya leído.
  4. Si la cosa sale bien, ampliaré temas y gente invitada a la que quiera dar voz. De momento: solo autoras, porque, de verdad de la buena, hace falta.

Primer programa

El primer programa será sobre cifi hard. ¿Por qué? Porque si se supone que somos pocas escribiendo ciencia ficción, de hard ya ni hablamos, ¿no? Pues a ver qué tienen que decir mis invitadas y una servidora.

Y ¿quiénes serán esas autoras? Agarraos bien:

Por cierto, mil gracias a las tres por aceptar esta locura y por vuestra paciencia para concertar cita.

¿Cuándo saldrá el primer capítulo? No queda nada. En serio. Permaneced atentos.

Expectativas

Pues no lo sé. No tengo ni idea del interés que puede generar esto, pero me hace mucha ilusión. Personalmente, me muero de ganas por hablar con algunas de las autoras que solo conozco por lo que les he leído y me encanta la posibilidad de charlar con ellas cara a cara. Solo me queda esperar el no ser la única que opina lo mismo. Supongo que… el tiempo dirá.

Y a ti, de partida, ¿qué te parece? ¿Hay ganas de ver el primer episodio?