Noche de viernes

Hace mucho que no hablo de mis noches de viernes y la panzada que me doy viendo orientaladas. Últimamente he visto sobre todo series, aprovechando que Netflix ha estado incluyendo en su catálogo un montón de coreanas; aunque hablaré más adelante de mi reciente cabreo en este sentido. De momento, mejor os cuento qué tres pelis vi el viernes pasado y que han hecho que me ponga delante del teclado para escribir esta entrada.

La noche pintaba muy bien: la primera parte de la adaptación a imagen real del manga/anime Parasyte; Mermaid, éxito arrollador de taquilla en China y la coreana Office(¹), con una sinopsis más que prometedora(²). ¿Resultado? Del entusiasmo al meh en seis horas.

Cartel de Parasyte

De las tres, me quedo, sin duda alguna, con Parasyte. No sé si es buena o mala adaptación (tengo el anime por alguna parte, aunque, no sé por qué, nunca me he puesto con él), pero como peli me funciona y mucho. Es más, tengo unas ganas enormes de ver la segunda parte. Y ya iba siendo hora, porque las últimas adaptaciones que había visto me cabrearon bastante, en especial la primera parte de Ataque a los titanes, que me dejó ganas cero, pero cero, cero de ver la continuación. Mira que soy muy permisiva con las «adaptaciones libres», pero jamás, jamás perdono una película aburrida o WTF. Así que, como digo, no sé cuánto es de fiel Parasyte al original, pero entretenida, seguro.

Cartel de Mermaid

Después me puse con Mermaid. Lo de éxito de taquilla me dabaigual. ¡Era una peli de Stephen Chow! Ya sabéis: Saolin Soccer, Fung-Fu Hustle (Kung Fu sion en España), la maravillosa CJ7… Pues, bueno, quizás no sea una peli para ver sola porque me costó entrar por el humor absurdo, y en ocasiones muy trillado, sobre todo durante la primera parte de la peli. Sí, hubo un par de momentos que me reí de verdad (cuando se ponen a cantar en el parque de atracciones es épico), pero en general me pareció más de lo mismo. Eso sí, el «enfrentamiento final» es burro, burro como él solo. Una forma de decir: si estás escandalizado con esto, ¿por qué no reaccionas de la misma manera cuando se lo hacen a focas, delfines, ballenas…? Pero vamos, que si no fuera por esos detalles, la valoración habría sido peor. Echadle un vistazo de todas formas, aunque mejor id con las expectativas bajas y quizás la disfrutéis bastante más que yo.

Cartel de Office

Y por último, la gran decepción de la noche: Office, a la que tenía ganas desde hacía tiempo. Ya sabéis que soy muy fan del thriller coreano (son los putos amos de este género), pero… es que no va de eso. Poco a poco te vas dando cuenta de que se acerca más al terror psicológico que al thriller y que por muy bien que retrate el día a día en una oficina: la presión, las zancandillas, etc., es tramposa como ella sola. Pero vamos, muy, muy tramposa. Y el final es de «¿Ein? ¿Qué me quieres decir con esto?». Que no perdáis el tiempo, vaya.

Dicho esto, os comento a continuación mi reciente cabreo con las nuevas series coreanas incluidas en el catálogo de Netflix. Y mira que la cosa empezó bien, al menos para mí, porque no conocía ni uno solo de los títulos. De las puntuaciones pasaba. Si sois usuarios de Netflix, sabréis que no siempre son indicativas de nada, y en el caso de series orientales tenía muy claro que no todo el mundo es capaz de entrar por ellas. Eso, y que el becario que hace las sinopsis que aparecen antes de entrar en la ficha, y leer la de verdad, se fuma de lo lindo. Si me fiara de lo que dice, no habría visto ninguna.

Last, por ejemplo, tiene una puntuación de mierda y una sinopsis de «¿Ein?». Si no fuera porque le tenía echado el ojo antes de que la pusieran en el catálogo, lo dicho: habría pasado de ella. Para empezar, en ningún sitio dice que es la adaptación de un manhwa (cómic coreano), y ya os digo yo que se nota, especialmente en los tres primeros capítulos. En efecto, trama y desarrollo es muy comiquero. A partir del tercer o cuarto capítulo ya va por otro rollo, mezclando géneros, y en los dos últimos retoma la esencia del arranque. Tiene dos estrellas. Yo le he puesto cuatro. Entretenida es un rato largo. No es lo mejor que he visto, pero no se merece una puntuación tan pobre.

Cartel de Last

Heartless City (en Netflix; en otros sitios lo podéis encontrar como Cruel City) fue otro gran descubrimiento, y ciertamente tiene mucha mejor puntuación. Aunque admito que durante los dos primeros capítulos estuve perdisísima, pero gracias a mi regla de los tres capítulos pude descubrir esta pequeña joya sobre infiltrados, corrupción, el mundo de la mafia… Entiendo que dieciséis capitulazos de casi una hora cada uno se le puede hacer cuesta arriba a mucha gente, pero como ya comenté en otra entrada, es que no hay segundas temporadas. Es una historia completa, se desarrolla todo, y aunque te ves venir que va a acabar mal, merece mucho la pena.

Hasta ahí todo bien. Incluso me parece razonable la puntuación de School Girl Detectives. Me recordó muchísimo a los primeros doramas que empecé a ver cuando descubrí que había páginas donde encontrar series japonesas; la mayoría de temática escolar. Un pasarratos, vaya, en el que, cierto es, si no eres aficionado al manga o al anime (recuerdo de todas formas que es coreana) te puede resultar difícil de digerir.

Sin embargo, debí sospechar que algo se torcería al ver el buen número de series romanticonas con puntuación altísima. Uyuyuy…

Está claro que es un género que tiene su público, y las páginas dedicadas a series asiáticas están plagadas de ellas con un buen número de fans (femeninas) detrás; pero entre tanto título rosa (admito que alguno me ha parecido bueno) siempre encuentras joyas de otros géneros. No obstante, lo que Netflix ha añadido recientemente es porrón de series en las que miembros de un grupo de K-Pop (lo que serían boy bands) hacen sus pinitos para las fans adolescentes.

Cartel de Bad Guys

Bad Guys

En serio, basta. De Netflix espero cierto nivel, va. Anda que no hay series coreanas interesantes: Bad Guys, Signal… Incluso con componente romántico que no molesta: Bridal Mask, Healer… Y hasta con elemento sobrenatural que piensas que te va a parecer ridículo, pero luego descubres que está muy bien llevado como en Vampire Prosecutor. Pero no, me pones A Man Called God, que hace años me puse a verla y no pude acabar el primer capítulo de lo malísima que era, o series chorras con supuestos niños monísimos haciendo gilipolleces. Y si tanto te interesa tirar por las románticas: las hay muchísimo mejores, en serio. No aceptes cualquier cosa que te ofrezcan, anda.

Bueno, ya me he desahogado y también creo que me he enrollado bastante. Hasta aquí, mi informe de orientaladas. Seguro que solo le interesa a uno o dos, pero ahí fuera debe haber más gente que comparta mis intereses asiáticos; sin prejuicios, además. No solo de Japón vive el friki,

Notas

(¹) Los títulos están en inglés porque: 1) Parasyte es el título con el que encontrar el anime/manga; también el DVD que ha salido recientemente en España. 2) Mermaid no aparece en el cartel chino, pero cuando ves la peli está incluido en el título. 3) En hangul, el título se lee como Opis. Transcripción literal de «office», dado que el coreano no tienen el sonido f.

(²) No me paro con las sinopsis para no alargar más la entrada. Si quieres saber de qué van, pincha/cliquea en el título.

Please share:

Netflix entró en mi vida…

…y yo dejé de descargar series. Jamás lo habría pensado, la verdad; y lo mejor es que no me di cuenta hasta hace unos días. Por cierto, recalco lo de series porque es de lo que me nutro, principalmente.

Seguro que alguien piensa «Pero si, ahora mismo, el catálogo de Netflix es limitadito». Cierto, no lo niego, pero ya solo con lo que tiene me ha mamtenido entretenida y… aún no he podido ponerme al día con todo lo que me apetece ver.

La verdad es que un mes antes de meterme en la plataforma se puede decir que «vivía al día». Vamos, que ya no me quedaba nada para ver de una sentada (como a mí me gusta), así que, solo con lo que se estaba emitiendo (y se sigue emitiendo) tenía que conformarme; lo que significa que me esperaba al menos dos semanas para ver dos capítulos seguidos de una serie. En ocasiones, hasta tres, qué menos. Cuando la serie tiene doce episodios, por ejemplo, la espera no es tan irritante; pero cuando hablamos de veintidós…, eso lo llevo peor.

Por otro lado, algo que me sorprende es que no echo de menos ni siento la necesidad de ponerme al día con las temporadas que ya no sigo. Gotham, The Originals, Scream Queens, How to get away with murder, The Blacklist, Supernatural, American Horror Story, Agents of SHIELD, The Flash… Y tampoco le estoy prestando atención a lo que ha ido saliendo como Ash vs Evil Dead, The Expanse

netflix_web_logo

Eso es imposible, podéis pensar. Creedme, estoy igual de sorprendida. Os juro que con lo «poco» que tiene, aún me faltan cosas por ver. Cierto que de anime, por ejemplo, ya no me queda tanto. Muchos de los títulos restantes no me llaman demasiado, o ya los he visto. Pero… ¿sabíais que han empezado a poner series asiáticas? ¡Toma ya! Ahí me han calao.

De momento, solo hay dos títulos. Una serie japonesa y otra china. De la primera, titulada Atelier, diré que me habría molado hace unos cuantos años (cuando devoraba cualquier dorama que estuviera disponible para descargar), pero visto un par de capítulos, mucho me temo que no voy a continuarla porque me va a cabrear más que otra cosa. Con perlas como «Eres vulgar. Una mujer de verdad se preocupa por su imagen» o «No hay mujer fea, sino perezosa», ¿qué queréis que os diga? Apaga y vámonos. Me recordó bastante a la peli El diablo viste de Prada, cuya moralina me cabreó igual.

En cuantoempresses a la serie china, Empresses in the Palace, no me puedo quejar. No es que sea la caña, pero entretiene. Tiene un par de fallos narrativos (muy puntuales), para mi gusto, pero suficientes elementos para enganchar. Me recordó mucho a lo que estuve investigando sobre los harenes árabes cuando escribía La textura de las palabras. Claro que no es difícil que las situaciones sean similares, por no decir iguales. Puñaladas traperas, envidias, provocar abortos en tus rivales… Todo lo que haga falta para conseguir ascender y ser la favorita del emperador (con la obtención de poder que ello conlleva).

También hay disponibles pelis asiáticas (y lo mismo: chinas y japonesas), algunas de las cuales tenía muchas ganas de ver, pero no había dado con ellas en las plataformas de descarga habituales que frecuento. Vamos, que cuando empiecen a incluir pelis/series taiwanesas y coreanas, voy a morir del gusto y… bye, bye, descargas por internet.

La cuestión es que la piratería es imposible de erradicar, pero sí es posible minimizarla con plataformas como la de Netflix. Yo soy la prueba, y estoy segura de que no la única. Y ojo, mira que la palabra piratería no me gusta. ¿Cuánto de lo que he descargado he acabado comprando? De lo que me ha molado de verdad, casi al completo, en especial si venían en edición chachi guay. Y porque no todo lo que me gusta se distribuye en España, que si no…

Vamos, que otra televisión es posible y las cadenas deben amoldarse a los tiempos que corren. Algunas ya cuelgan sus contenidos en internet… Por cierto, qué cagada la de Antena 3. Me puse un día a ver una de sus series a través de la app de la que dispone mi Smart TV y… ¡ponían anuncios en el capítulo! Vamos, que no sé si la serie molaba o no, porque me cabreé tanto que la mandé a la mierda. «Bueno, pero es que tienes la opción de pago». Vale, de acuerdo. Pues haz como Netflix y ponme todos los capítulos del tirón para que pueda verla como y cuando quiera. No me obligues a pagar tres meses para ver una serie cuando a ti te dé la gana (porque, además, con Antena 3 —y otras cadenas— no puedes fiarte de los días de emisión). Así de sencillo.

En definitiva: larga vida a Netflix. Bienvenido a mi vida. Con lo que cuestas al mes (y si sigues ampliando tu catálogo de esa manera —aunque las pelis las he visto casi todas), seré tuya de por vida, diablosón :-P

Please share:

Shingeki no kyojin y otras adaptaciones

Recientemente ha salido el primer teaser de la adaptación en imagen real del manga Shingeki no kyojin (進撃の巨人), también conocido como Attack on Titan. Si no sabéis de qué os hablo, que sepáis que os estáis perdiendo un manga/anime cojonudo.

No hace mucho comentaba lo que me fascina la cifi japonesa, y este es otro de esos ejemplos en los que se te cae la mandíbula. Si bien al principio no tenía muy claro de qué palo iba aquello (otro mundo imaginario más con edificios e indumentaria talmente europeos, nombres occidentales, etc.), poco a poco quedé atrapada en este universo en el que las claves cifi están ahí. Una ambientación post apocalíptica, tecnología que yo llamo fleshpunk, algo de steampunk… La idea de partida es tan original como surrealista: los humanos viven en una ciudad amurallada para protegerse de gigantes y titanes; unas auténticas máquinas de picar carne, literalmente, dado que parece que su única función es comer humanos. Por supuesto, la serie tiene más chicha, pero mejor no spoileo. Tan solo hago una advertencia: no os encariñéis mucho con los personajes.

A principios de año, si no me equivoco, salieron las primeras imágenes con los actores caracterizados. Mientras babeaba con cada foto, aparecieron algunos comentarios (que si puf, que si puaj) que me dejaron un poco descolocada. Luego pensé «Bah. Puristas». Obviamente los actores no van a ser un calco, y por otro lado ¿qué esperaban? Aunque en la historia original todos son occidentales menos una chica, está claro que no iban a respetar eso. Y además, ¿cuál es el problema? Como si pasan de los personajes originales y arranca la historia con otros distintos y desconocidos. ¡Gigantes chungos malrolleros comiéndose gente! ¡Eso es lo que quiero ver!

Ahora, a los puf y puaj se han ido añadiendo los uyuyuy tras el teaser. El mundo no es el mismo, los edificios son modernos/actuales… Insisto: ¿y? ¡Gigantes chungos malrolleros comiéndose gente! Yujuuu… Quiero pasarlo igual de mal que cuando vi el anime.

A mí los puristas me llegan un poco al alma. La adaptación de un formato a otro no siempre es sencilla porque el lenguaje y las herramientas no suelen ser iguales. Eso para empezar. Para continuar, no siempre es posible mantener detalles de background o de trama/historia porque la idea no es que solo vayan a verla al cine los fans, sino gente que no sabe nada del manga/anime; y como no tienen referencias, incluirlas o respetarlas no les va a aportar nada… en el mejor de los casos. Y para finalizar… si aún no se ha estrenado, ¡espérate, coñe! Siejque nos gusta criticar, ¿eh?

Yo no quiero estar predispuesta a nada, aunque admito que estoy muy ilusionada. Y es que salvo contadísimas excepciones, los japos son muy buenos con las adaptaciones en imagen real. Ains… Qué distinto habría sido el resultado de Dragon Ball (o ciertas pelis basadas en videojuegos) si los japoneses la hubieran hecho… El desparpajo y la carencia de vergüenza de los nipones en este menester me parece encomiable.

¿Sabéis la cantidad de pelis y series (dorama) basadas en mangas/animes que se hacen en ese país? Ahora, con todo lo que está haciendo Marvel, parece que eso no es ninguna novedad, pero antes de que en USA se pusieran las pilas y se dieran cuenta de la rentabilidad, en Japón era y  es de lo más normal.

Hay detractores como en todas partes. Recientemente James Gunn, director de Guardianes de la galaxia, se quejaba del desprecio y ninguneo de las pelis basadas en cómics por parte de la indsutria del cine (supongo que de la academia también). En Japón, ahí está Takeshi Kitano llorando porque nadie va a ver sus sesudas pelis. La peña prefiere hacer cola en el cine para ver adaptaciones de manga. Oh, pobrecito, pobrecito. Señor mío: ley de la oferta y la demanda. A la gente le gusta desconectar, dejarse llevar por la espectacularidad; las palomitas, vamos. Y aun así, eso no significa que el producto sea algo vacío o superfluo. Claro que si este señor se molestara en verlas en lugar de prejuzgarlas… ¿Debo recordar además que fue le creador de Fūun! Takeshi Jō (風雲!たけし城), el programa que aquí se emitió como Humor amarillo? Bueno, bueno, no sigo que me enciendo.

Pues eso, que me muero de ganas por ver la peli. Y mientras tanto, os recomiendo algunos títulos para que veáis de lo que son capaces.

PELÍCULAS:

Gantz 1 y 2 Cifi raruna pero molona

Gantz 1 y 2
Cifi raruna pero molona

Crows Zero 1 y 2 Mamporros a cascoporro

Crows Zero 1 y 2
Mamporros a cascoporro

Death Note 1 y 2 Fantasía oscura con psicópata y todo

Death Note 1 y 2
Fantasía oscura con psicópata y todo

Rurouni Kenshin 1, 2 y 3 Samurais con elementos fantásticos

Rurouni Kenshin 1, 2 y 3
Samurais con elementos fantásticos

Kuroshitsuji Fantasía oscura con toques detectivescos

Kuroshitsuji
Fantasía oscura con toques detectivescos

SERIES:

Border Policiaco con un toque sobrenatural

Border
Policiaco con un toque sobrenatural

Ouroboros Thriller policiaco de venganzas

Ouroboros
Thriller policiaco de venganzas

Bloody Mondey 1 y 2 Hackers y terrorismo

Bloody Mondey 1 y 2
Hackers y terrorismo

Liar Game 1 y 2 Un juego que pone a prueba la astucia y la manipulación

Liar Game 1 y 2
Un juego que pone a prueba la astucia y la manipulación

Kurosagi Estafadores y venganzas

Kurosagi
Estafadores y venganzas

Please share: