Y aquí estoy oootra vez

Desde hace un tiempo (bueno, siendo franca, desde que he empezado a publicar) la gente me viene cada poco a preguntar si tengo un blog. Mi respuesta siempre ha sido corta: No. Sin más explicaciones. Y es que tres son las veces que he abierto uno, pero al final he acabado por cerrarlos. Básicamente, porque cuando se convertían en una obligación, más que en un divertimento o simples ganas de compartir mis idas de pinza, se me hacía cada vez más cuesta arriba.

Sin embargo, hará cosa de un mes, la idea de probar por cuarta vez empezó a abrirse paso. Y es que, por una parte, mi cuenta de FB es personal y empieza a saberme mal rechazar tantas solicitudes de amistad, y por otra, el twitter me limita muchísimo. Así que, teniendo en cuenta las experiencias previas, podía marcarme con claridad tanto los objetivos como la manera de gestionar el blog sin el peligro de acabar hasta el moño. ¿Cómo?

Primero: escribiendo como me rote y sin pensar «Huy, soy autora, cuidadín». Claro que, ahora mismo, los autores somos legión, así que lo que acabo de decir puede sonar pretencioso, por lo que… dejémoslo estar, ¿sí? Basta decir que me estoy conteniendo, pero aviso que en algún momento se me quitará la tontería y se me colarán tacos a cascoporro. Avisados estáis.

Segundo: publicando lo que me rote. ¿Y eso qué significa? Pues para empezar, esto no va a ser un blog literario ni tampoco voy a tratar de sorprender a nadie con mi profundidad intrínseca. ¡Viva el escapismo! Claro que es posible que algunos de mis intereses no le importen a nadie, pero como tampoco tengo intención de escribir posts largos, la experiencia será poco dolorosa para algunos: un click, un vistazo y listo. La idea es que yo mantenga las ganas de actualizar y no cierre este chiringuito oootra vez.

Y eso de «lo que me rote», ¿qué es exactamente? Pues varios puntos los tengo clarísimos:

1) Comentarios sobre pelis o series. Muy normal, ¿no? Pues preparaos también para incluir mis orientaladas. Veo porrón de pelis y series asiáticas, así que si al clicar veis un cartel con letras raras, ya sabéis de qué va el asunto.

2) Textos propios.

  • Para empezar, tengo intención de publicar por aquí Maldito (relato que apareció en el Visiones 2007) tal como lo publiqué en mi primer blog. Es decir: cada escena será un post. Así que todos los que me han dicho que no se lo han podido leer aún, aquí encontrarán su oportunidad.
  • Extractos del Universo Crow. Todas esas historias noveladas que escribí para las distintas partidas de rol en vivo ambientadas en el UC (quien haya leído Horizonte Lunar y sus apéndices sabrá de qué hablo), y que sé que de otra manera jamás verán la luz.

3) Opiniones sobre videojuegos, animes, curiosidades y cualquier otra reflexión que se me venga por la cabeza (algunas serán feministoides, así que… tercer aviso).

4) Actualizaciones sobre mi faceta escritora (autobombo de esos que llaman) y cualquier otra cosa que me parezca reseñable.

En principio, no voy a hacer comentarios de mis lecturas. Aparte de que mi afán lector ha bajado considerablemente (últimamente consumo muchas antologías por simple falta de tiempo), me he dado cuenta de que mi opinión dista mucho de la corriente mayoritaria, así que paso de rollos. Además, quién soy yo para analizar una obra. Prefiero dejárselo a los expertos.

¿Frecuencia de publicación? Mi idea es dos veces por semana. Intentaré que sea lunes y viernes. No descarto que alguna vez sean tres, pero de momento…

Y creo que eso es todo. Como primer post, ya me ha salido bastante largo.

Ah, coñe, que casi se me olvida. ¿Por qué el nombre del blog?

La mirada extraña era el título inicial de una antología de novelas cortas en las que estoy trabajando. Cuatro historias sobre sociedades alienígenas donde no aparece ni un puñetero humano. Sin embargo, desestimé el título porque no me acababa de convencer, pero para este sitio me pareció adecuado y molón.

Y ahora sí. Como decían en la peli de Starship Troopers: ¿desea saber más?

Please share: