Otra reflexión: Finalistas de los Premios Ignotus 2015

El domingo pasado, 10 de mayo, la AEFCFT publicó el listado con los finalistas en las distintas categorías de los Premios Ignotus 2015.

Por supuesto, las reacciones no se hicieron esperar demasiado. Ha habido de todo: los entusiastas, los llorones, los sorprendidos, los reflexivos, los despreciativos, los supporters, los felicitadores, los indiferentes… Y, como en cualquier premio (sobre todo con participación popular), también ha habido polémica, faltaría más. Que si faltan títulos, que si sobran, que si este quién es, que si WTF… Es inevitable, supongo, y en algunos casos hasta me parece sano.

Suelo pasar olímpicamente de los comentarios que desprecian o minusvaloran el premio (y más en los casos que sé que no se han tomado la molestia de votar en primera fase), aunque me duelen, claro. También puedo llegar a comprender algunos cabreos, pero como leí por FB: chico, es aritmética. No hay un complot ni un lobby amiguil de por medio, y más cuando no han votado veinte, sino casi doscientos. Pero bueno, si el cabreo o la estupefacción sirve para que la gente se ponga las pilas en la segunda fase: estupendillo, que diría Flanders.

Me parece sana la reflexión de José Manuel Uría, por ejemplo, tras quedar desierta la categoría de ensayo. ¿No hay interés por este tipo de lectura? ¿Por qué? ¿La hay pero el votante no es activo? Estoy seguro de que alguien pensará que había algún título que merecía el premio en esta categoría (o la mención de finalista, al menos), pero estoy de acuerdo con la decisión tomada, aunque eso pueda parecer una jodienda.

No voy a extenderme en esto mucho más. Ya hay conversaciones de sobra en las que participar y discutir/dialogar sobre el asunto. A mí, lo que de verdad, de verdad, de verdad de la buena me ha dejado sorprendidísima (y muy gratamente) es el resultado en la categoría de relato.

Hay cinco finalistas en la categoría de Mejor cuento. Un autor y cuatro autoras.  Repito: cuatro autoras y un autor. ¿Sabéis cuándo fue la última vez que se dio una situación parecida? Nunca.

Tuve que acudir a San Literfan (el San Google de los datos frikiliterarios) y descargarme el pdf donde se detallan los Ignotus concedidos desde 1991 hasta 2014 para asegurarme, centrándome en las categorías de novela, novela corta y cuento. Lo que allí descubrí me dejó un poco anonadada, la verdad.

¿Sabíais que hasta hace dos años la presencia de autoras en estas categorías era nula o escasa? Y cuando digo escasa, me refiero a que Elia Barceló era la única autora que aparecía en la lista muy de tanto en tanto. Bueno, a excepción de Concepción Regueiro que fue finalista de novela en 2009, pero ninguna más. Chicas, ¿qué nos pasó?

Ahondar en el pasado no me parece fructífero en estos momentos, creo que es darle vueltas a lo mismo y especular, probablemente en un marco subjetivo. Lo que sí es interesante es que 2013 puede que sea el punto de partida del antes y el después.

2013: dos finalistas en novela corta, dos finalistas en cuento.
2014: tres finalistas en cuento (Tamara Romero resultó ganadora).
2015: una finalista en novela corta, cuatro finalistas en cuento.

Dado que los Ignotus de 2013 son sobre la producción literaria de 2012, a lo mejor la pregunta es ¿qué paso en ese año? ¿Hubo un desencadenante? Por lo poco que sé, diría que fue la irrupción de las antologías en el mercado (como Akasa-Puspa y Terra Nova, por ejemplo), pero… ¿es así?

Sea como fuere, parece que a) perdimos el complejo, b) las editoriales no ven un riesgo el incluir un nombre de autora y c) hemos venido para quedarnos.

Hay que seguir trabajando, y mucho; eso está claro. Sobre todo si queremos seguir escalando y alcanzar alguna nominación en novela. Además, aún es pronto para aventurar si estamos ante una tendencia o una excepción. Como digo, habrá que seguir currando.

Por mi parte, mi mas sincera felicitación a tooodos los nominados en tooodas las categorías, y gracias mil a tooodos los votantes, porque son ellos quienes dan vida a estos premios. Os espero a todos (y a unos cuantos más) en la segunda fase =)

Publicado en Fandom.

2 Comentarios

  1. En el muro de Elías Combarro he comentado precisamente, antes de leer, que desde que ganó Barceló la primera edición de cuento en 1991, ninguna mujer había vuelto a vencer en novela, novela corta o relato, hasta Tamara Romero en la última edición.

    En el repaso de autoría femenina nominada desde 2013 para acá, yo también destacaría la nominación de Alucinadas este año.

    • Cierto. Alucinadas es finalista en antología, y el relato Casas Rojas de Nieves Delgado, perteneciente a esta antología, también es finalista. A mí me parece muy interesante.

Deja una respuesta