Sequía oriental

Sé que echabais de menos que os hablara de mis orientaladas… ¡Juás! A mí me pasaba lo mismo, y más teniendo en cuenta que en los últimos dos/tres meses, de todo lo que ha salido, apenas he dado con un par de títulos interesantes. Ni series, ni pelis… Nada. Muy triste, la verdad.

En cualquier caso, ahora que tengo un pelín más de tiempo, no quería dejar pasar la oportunidad de hablaros de tres títulos que, por distintos motivos, llevo tiempo con ganas de comentar.

E81485l primero es la película japonesa El mundo de Kanako. Tenía curiosidad por este título, sobre todo porque la proyectaron durante el festival de cine de Gijón (Ficxixón), la sinopsis me moló, peeero al final no pude ir a verla. ¡Cachis! La cuestión es que la promocionan en un montón de sitios como la nueva Old Boy (en versión japonesa), y después de verla, solo puedo decir que… las comparaciones son odiosas. Mejor habría sido hacer hincapié en que el director es el mismo que el de Confessions (peli que, por otro lado, está bien, pero no entiendo que la pongan por las nubes, la verdad), porque, lo siento mucho, no hay color. Y no es porque la trama sea muy diferente (una es una historia de venganza; la otra me dio la impresión de que va más sobre la pérdida de la inocencia) o que el protagonista de esta sea muchiiísimo más odioso (qué asco de persona, por favor), sino porque una está bien contada y la otra no. Visualmente (y sé que estoy empezando a sonar pedante), El mundo de Kanako es impactante, eso no lo discuto. Tiene escenas muy potentes y momentos de verdadera aprensión; pero al final, tanta montaña rusa puede acabar mareando.

Leí una reseña que comentaba que el problema de esta película es que tiene demasiado de todo. Por supuesto, no estoy de acuerdo. Que haya muchos hilos de los que tirar no me parece un inconveniente; lo que sucede es que están mal hilvanados. Hay momentos en los que te lías y no sabes qué es un flashback y qué está contado en presente; en otros, aparecen personajes en plan «WTF, ¿quién coño es este?» (que para colmo tienen relevancia en lo que sucede) y por último un final estiradísimo que tiene intención de Tachán, pero te quedas pensando «A ver si acaba ya, por Diox». Pues mira, esos minutos interminables bien podrían haberse gastado en presentar ciertos personajes como se merecen. Y eso solo para empezar.

¿La recomendaría? Buena pregunta. No lo sé. Si quieres ver algo que te haga explotar la cabeza y experimentar monentos de «Qué chunguez», es un buen ejercicio. Ahora bien, que no te engañen. No es la nueva Old Boy ni de lejos. La peli se deja ver, pero es demasiado inconexa, lo que para mí no es una genialidad. Lo siento, pero no.

tokyo_ghoulSiguiendo con el tema japo, vi recientemente el anime Tokyo Ghoul, del que había oído maravillas y decidí darle una oportunidad. Básicamente, porque no me atraía nada más de lo que había por ahí. Por cierto, olvidaos de la clasificación gore que le han dado. No es pa tanto. Aún recuerdo el primer capítulo de Pupa, y que no pude ver el segundo del asco que me dio. Eso sí es gore.

¿Y qué puedo decir de este título? Pues otro que no es pa tanto. Ojo, estoy hablando del anime; el manga no lo he leído (y ya me han soplado que la segunda temporada nada tiene que ver con lo publicado). Eso sí, el último capítulo de la primera temporada me pareció BRUTAL. Solo por él me valió la pena lo anterior, y me hizo seguir con la segunda temporada casi del tirón. Sin embargo, el final de la segunda fue un «Pues si hay tercera, bien; si no, pues… fueno, pues fale».

Con tan buenas críticas me imagino que no todo el mundo opina igual. No obstante, para mí es un pasarratos, con algún momento genial que otro que justifica el ir pasando capítulos; típica historia de chico que no es nadie y acaba siendo tocho (como la graaan mayoría de animes), pero ya. Code Blue, por ejemplo, siendo tan tópica como es, me dejó con ganas de más. Ah, y la «profundidad» de los dos puntos de vista (humanos por un lado y ghouls —que comen humanos— por otro) tampoco es para tanto. Vamos, que si se matan entre ellos no me voy a echar a llorar. Ahora bien, ¿recomendaría el anime? Por qué no. Si malo no es, solo… otro título más.

Y para concluir esta entrada, mejor que sea con algo amable. The admiral: Roaring currents (Miòng-riang), el único título que, a diferencia de los dos anteriores, os quiero recomendar sí o sí.

the admiralEsta película me dejó con la boca abierta. Y la batalla naval del final la pasé con los nudillos blancos de tanto agarrarme al sofá. No sé hasta qué punto lo que se relata ocurrió de verdad, pero narrativamente te mantiene en tensión, emocionado como un nene. Vamos, nada que envidiar con producciones anglos. Ya sé que a muchos mis coreanadas se la soplan (y en este caso puede que más porque relata como el almirante Yi Sun Sin, con 12 barcos de mierda, plantó cara y repelió a 330 barcos japoneses en 1597), pero lo que mola, mola. Hacedme caso. Dadle una oportunidad a este título. No os decepcionará.

Y poco más puedo decir. Como os comento, los últimos meses han sido de bastante sequía. No es que no hubiera cosas para ver, sino que no había nada que me llamara la atención. A ver si en septiembre mejora la cosa y os puedo seguir dando la tabarra con mis orientaladas.

Si yo lo hago por vuestro bien, para que os culturicéis y tal :-P

Please share:
This entry was posted in $1$s. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>