Un año interesante

Aún quedan unas cuantas semanas para despedir el 2016, pero me estoy viendo venir que andaré pilladísima de tiempo para actualizar el blog; así que creo que no está de más escribir la última entrada del año con un repaso a lo que ha supuesto para mí este 2016, tanto en la parte literaria como en la de promoción, que, normalmente, se me suele dar fatal.

Jueno, jueno. Dejemos la intro insípida y vayamos al grano:

Publicaciones

Critico08Ecos: este es el título de una aventura de rol que escribí para la revista Crítico (HT Pubishers). Cómo no, la ambientación es cifi y, por primera vez en mi vida, hard en cuanto a la descripción de la tecnología (el tratamiento de la gravedad en la estación, el desarrollo de la estructura metaloorgánica que interviene en un tramo de la historia, la extracción de recursos del planeta, la mención de la energía oscura…). La historia me gustó tanto que acabé escribiendo un relato, que mencionaré más adelante, aunque la parte hard quedó diluida en pos de la acción y la aventura.

miradaLa mirada extraña: este es, sin duda, mi proyecto más personal y que Sportula tuvo a buenas de publicarme a pesar del riesgo: una antología con cuatro novelas cortas (formato que adoro) y en el que desparramo todas mis idas de pinza sobre sociología, lingüística, sexo, religión… Antropología pura y dura, vamos, sin perder de vista la aventura, el sentido de la maravilla y todos aquellos elementos por los que la ciencia ficción es mi género favorito, sin lugar a dudas.

SS_N4El sabor de tus heridas: este es el relato que os comentaba más arriba y que aparece en el nº4 de la revista SuperSonic. Me lo pasé teta escribiéndolo y no tiene otra intención que entretener (o pasarlo mal, según se mire). Los elementos hard están ahí, pero no aparecen descritos como en el otro formato. Un entendido captará la enjundia que encierra; los que no lo sean, disfrutarán de la historia sin que nada les chirríe. O eso espero.

Portada de la antologíaDespertares: esta es una novela corta que aparece en la antología Leyendas del Metaverso y a la que le tengo un cariño muy especial. La escribí a principios de 2014, pero por circunstancias varias, la publicación se retrasó a 2016. Aparte de tratar de ser lo más fiel posible al universo descrito por Víctor Conde en sus novelas, aporté mi siguiente granito de arena: ¿cómo sería un mundo en el que la ciencia ha sustituido la religión por completo?

Seleccionadora y jurado


fabricantesFabricantes de sueños 2014-2015
: Cuando Antonio Navarro se puso en contacto conmigo en septiembre de 2015 para proponerme ser la seleccionadora del Fabricantes, no me lo podía creer. ¿Yo? ¿En serio? Hasta febrero de 2016 no pude ponerme a ello por los mismos motivos por los que ahora ando de cabeza. En cualquier caso, decir que, aunque los siguientes tres meses supusieron una tarea ardua para mí (y en ocasiones frustrante), sin duda ha sido una experiencia de lo más interesante. Cuando leáis el prólogo que escribí, entenderéis por qué. De momento, ya ha sido anunciada la selección, y debo admitir que estoy un poquito de los nervios por la acogida. Ains…

cartel semana negra

Jurado en el Premio Celsius (Semana Negra de Gijón): Cuando me enteré de que tenían intención de proponerme como jurado del premio, mi primera respuesta fue un NO rotundo. La ausencia de mujeres entre los finalistas de las distintas categorías me tenía muy cabreada. Al final, sin embargo, con día y medio para pensar y tras leerme todos los artículos que salieron al respecto, por las distintas partes, me ayudaron a cambiar de opinión. Claro que, entonces pensaba que el Premio Celsius era para ciencia ficción en exclusiva y, en ese sentido, no había ninguna novela publicada por una mujer, así que era normal que en esta categoría no aparecieran. Anyway, a pesar de mi desliz (también entraba fantasía, y Aranzazu Serrano había publicado Neimhain), no me arrepiento en absoluto de haber sido jurado del premio aunque solo sea por la experiencia. Por cierto, me encantó descubrir que César Mallorquí y Germán Menéndez (los otros dos miembros del jurado —no supe que eran ellos hasta el momento de la deliberación) estaban de acuerdo conmigo en que Nos mienten de Eduardo Vaquerizo merecía alzarse con el premio. No estaba loca, no es que yo fuera así de rarita… y aprovecho para reivindicar esta obra.

Jurado del Domingo Santos: De nuevo, no me podía creer que alguien me propusiera para ser jurado de un certamen literario. Algo debía de estar haciendo bien si mi nombre sonaba entre los posibles candidatos. Y a pesar del palizón que me di con la selección del Fabricantes, con las fechas dadas, acepté sin dudar. Esta experiencia, sin embargo, fue un tanto amarga. No voy a volver a repetir lo que ya pedí que se incluyera en el acta que se leyó en la cena de gala de la HispaCon. Solo diré que la experiencia no me la quita nadie.

Promoción sin presentación

cartel_celsius2016Lo llevo diciendo desde hace unos años y, si os paseáis por el blog de Gabriella Campbell (¿No lo conoces? ¡Muy mal!), veréis que razón no me falta: las presentaciones de libros están un tanto obsoletas. Puedes ser la monda lironda todo lo que quieras, pero eso no te da más lectores; como mucho afianzas los que ya tienes. Para alguien como yo que las RR.SS. son un invento del diablo porque a) soy tremendamente celosa de mi intimidad —de ahí que tenga tan pocos «amigos» en FB; rechazo ipso facto solicitudes de gente que no conozco de nada— y b) no sé qué decirle a un montón de desconocidos —de ahí mi escasa actividad en Twitter—, presentar novela en una librería o en una convención puede parecer lo más factible, pero insisto: NO ES ASÍ. Por ejemplo: si el festival Celsius lleva cinco ediciones, en las cinco he presentado algo. En estos cinco años, ¿cuántos me conocíais antes de la mesa redonda Ellas también escriben ciencia ficción? Aparte de Bandinnelli y Laura Shiva… pocos más. Así pues, no os podéis hacer una idea del punto de inflexión que ha supuesto para mí el que se me incluyera como ponente en una mesa redonda. Lo he notado, y mucho.

logo del festival Niebla

De ahí mi enorme alegría cuando me invitaron al festival Niebla, donde estuve en tres mesas redondas nada menos. ¿Y lo mejor de todo? Dos de ellas ni siquiera eran de La mujer en [ponga aquí el género que quiera]. Una de mis reivindicaciones como autora es: dejad de ponernos en una mesa aparte, que no nos integra nada de nada, sino que refuerza un tratamiento especial, y ponednos con los demás chicos, anda, que también sabemos hablar de otros temas aparte de nuestra evidente situación.

Por cierto, en ese sentido, chapeau para los organizadores de la EuroCon, que se tomaron la molestia de incluir mujeres en todas las mesas/presentaciones. Así, sí. Y ya que hablo de promoción sin presentación, mi eterna gratitud a quienes me mencionaron en distintas ponencias (Lola Robles, Cristina Jurado, Leticia Lara…) y a Cristina Macía por ese desborde de entusiasmo cuando oyó mi nombre en la entrega de los Encouragement Award concedidos por la ESFS.

Pero no solo de convenciones vive el autor. Desde que en su día me invitaran al programa de radio Fallo del sistema, tras la salida de Terra Nova 2, no había vuelto a aparecer por ningún medio. Este año, sin embargo, me entrevistaron en Los 4 Navegantes, NeoNostromo y Sangre Fucsia. Toma ya. Qué queréis que os diga. Estoy haciendo el recuento del año y… me cuesta creérmelo, la verdad.

Ah, y por último, que te reseñen en inglés es lo más de lo más, sobre todo cuando captas el entusiasmo. Las reseñas de Rachel S. Cordasco en SF in translation y Book Riot me arrancaron una sonrisa de oreja a oreja. En ese sentido, ahí va mi enorme gratitud a quienes están detrás del proyecto de Alucinadas y también a Cristina Jurado, por sacar el especial de SuperSonic (en inglés) y tirar de mí para que saliera publicado «El pastor de Naves». Ya sabes que te lovio. =)

Iniciativas

Por lo general, soy bastante reservada y muy cuidadosa con lo que comento en público (aunque no lo parezca), pero cuando digo que voy a hacer algo, lo digo en serio, y con todas las consecuencias. Vamos, que no puedo quejarme de lo infravalorada que está la literatura de género nacional en general, y las autoras en particular, si luego no hago el esfuerzo para conocer a las nuevas voces, por ejemplo. Y como autora y parte perjudicada en la invisibilización (estoy convencida de que es algo inconsciente y no deliberado) mi implicación es mayor. De ahí que decidiera crear el grupo de Goodreads #LeoAutorasFantásticas, porque sentí que no podía quedarme de brazos cruzados.

Imagen del grupo de Goodreads #LeoAutorasFantásticasLa acogida me abrumó, la verdad, y sospecho que la iniciativa #LeoAutorasOct tuvo mucho que ver. Desgraciadamente, la creación del grupo coincidió con mi reincorporación como profesora en la universidad y, aunque intenté mantenerme al día y ser muy activa durante el primer mes, poco a poco me he visto obligada a dedicarle menos tiempo. Algo que me carcome mucho y que espero solucionar en un tiempo prudencial.

Afortunadamente, cuento con la incansable Begoña Pérez que, a pesar de estar también liadísima, se preocupa por mantener el foro vivo. Por otro lado, fue impagable que Sofía Barker se ofreciera para coordinar el club de lectura cuando yo ya estaba haciendo cábalas para ver cómo me las apañaba. También está Juanma Barranquero, que se encarga de dar vidilla a las discusiones, aportando una visión más crítica (que siempre es de agradecer) y Elías Combarro, que debe de estar como yo (larga vida a los profes), pero que completa el apoyo necesario para mantener vivo este proyecto. Mi eterna gratitud a los cuatro. La idea de crear el grupo fue mía, cierto, pero espero que con el tiempo se perciba como algo de todos, y no estoy hablando solo de los moderadores.

Pero la cosa no queda ahí. A partir de enero del próximo año espero estar más disponible e implicarme de lleno en el proyecto Adopta una autora, promovido por Carbaes, dar más la vara con la Wikia de recomendaciones para los Ignotus, creada por Elías Combarro, apoyar más activamente a La nave invisible… y lo que se tercie.

Últimas anotaciones

Sin duda, y después de todo lo dicho, 2016 ha sido un gran año para mí. No obstante, tanta actividad ha supuesto que, salvo el relato El sabor de tus heridas, no haya podido dedicarle tiempo a escribir… y lo echo de menos. Por otro lado, me preocupa un poco la posibilidad de que no llegue a tiempo para publicar algo en 2017, porque con los tiempos que corren, parece que es obligatorio publicar cada año o acabas en el olvido.

Tengo tres proyectos abiertos. Dos de ellos son retos personales, alejadísimos de mi zona de confort. No sé si me estoy equivocando, si debería de centrarme en lo mío y dejar de lado los experimentos. Claro que siempre he funcionado a base de retos, y no seguir ese camino sería como traicionarme un poco; por tanto…, seguiré adelante con ello.

¿Qué me decís? ¿Me acompañáis en el trayecto?

Please share:
This entry was posted in $1$s. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>