Pena, penita, pena

Quienes me conocen saben que, desde hace ya unos cuantos años, soy adicta a pelis y series asiáticas. Como muchos, supongo, empecé con material japonés (por aquel entonces, para mí Japón era lo más, aunque no era ni soy de las que opinan que son todos estupendos y que su cultura es lo mejor de […]